domingo, 19 de mayo de 2013

Un impuesto sin freno: el IBI

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles Urbanos, el IBI, popularmente conocido como 'la contribución', es un buen indicador de la presión fiscal. Los políticos y los técnicos nos ofrecen muchas cifras sobre su evolución, hablando de cosas como valor catastral, zonificación, tipo de gravamen y otras de la jerga burocrática. Con frecuencia cada uno da datos distintos, sobre todo a la hora de la subida anual.
He decidido hacer una prueba simple: ver los recibos de contribución, año a año, de un domicilio del centro urbano desde 1997. El resultado es también sencillo: el IBI no ha parado de subir en los últimos 17 años. Han cambiado las circunstancias y los alcaldes, pero el IBI siempre ha seguido subiendo. Lo ha hecho casi un 150%; en este periodo, el Indice de Precios de Consumo ha aumentado un 53,2%. La contribución ha subido en la ciudad de Albacete casi el triple que el coste de la vida.
El Ayuntamiento ha presupuestado el 2013 unos ingresos de 38 millones de euros a cargo del IBI, más de 200 euros por habitante.