Asociación de la Prensa de Albacete: el origen

La primera organización de periodistas nació en enero de 1905


La primera Asociación de la Prensa de Albacete se constituyó en enero de 1905, al menos tres años antes de lo que hasta ahora se ha venido afirmando.

Diario El Liberal, 2-2-1905 

La Correspondencia de España, 31-1-1905

Aquella asociación profesional nació diez años después que la de Madrid, la primera de estas organizaciones profesionales de España, que se puso en marcha en 1895. De la asociación madrileña ya eran miembros desde su creación algunos periodistas de Albacete, como José Cuartero.
Las primeras asociaciones buscaban una finalidad asistencial, de ayuda mutua, en un sector en el que las condiciones laborales y profesionales eran realmente penosas. En pocos años, algunas de estas asociaciones, como la de Albacete, desviaron su función a la organización de actos sociales, sobre todo juegos florales, la celebración de bailes y banquetes y poco más.
Muchos de los primeros dirigentes de la Asociación de la Prensa eran profesionales de otros ámbitos, (la mayoría abogados), y a veces también políticos.
Tanto Juan García Más (que fue diputado a Cortes y presidente de la Diputación) como Germán León (también presidente de la Diputación) presidieron la asociación de los periodistas en más de un mandato. Otros, como Fernando Franco, tenían una dedicación más específica al periodismo.

 Primer presidente

La primera asociación la presidió (al margen de los presidentes "honorarios" de Madrid que la apadrinaban) José Torres Reina, que era catedrático del Instituto. Pero no duró mucho en la presidencia (ni en la asociación), ya que en junio de aquel mismo año dimitió al trasladarse a Palma. Entonces ocupó interionamente la presidencia José Moreno Celis, y a principios de 1906 fue elegido presidente Juan García Mas (un destacado personaje de la historia de la Prensa provincial, director y editor de diarios). En años sucesivos pasaron por la presidencia Enrique Navarro Guspi y Germán León.
En 1908, la Asociación organizó uno de sus actos más reivindicativos a favor de la libertad de prensa y contra una reforma legal que ampliaba el control del Gobierno sobre los periódicos, con la excusa de combatir el terrorismo anarquista. Otras actuaciones públicas, juegos florales aparte, fueron tan variopintas como el apoyo al indulto para José Nakens (periodista acusado de encubrir a Mateo Morral) en 1907; o la petición del premio Nobel para Pérez Galdós, en 1912.
La asociación siguió funcionando, al menos nominalmente, varios años más, pero languideciendo y con muchos problemas internos. En 1914, su presidente era Leandro López. Uno de sus miembros describía la situación en un artículo de agosto de 1912 que no tiene desperdicio:

Revista Vida Manchega, agosto de 1912

Después de su prolongada ausencia (no hay rastro conocido de actividad entre 1916 y 1930), en 1931 un grupo de periodistas de Albacete resucitó a la asociación profesional. Y renació en pleno verano de 1931,  presidida por Tomás Serna González, y con una directiva en la que estaban Ernesto Martínez Tébar, Eduardo Quijada Pérez (que luego sería presidente en 1935), Guillermo Fernández Mascaraque, Emilio Cifuentes Sánchez, Francisco del Campo Aguilar y Victorio Montes y Martí. En 1932 fue elegido presidente Matías Gotor y Perier.
Tras la guerra civil, nuevo apagón profesional; los periodistas se encuadraron en el llamado Sindicato del Papel, Prensa y Artes Gráficas. A partir de 1944 empezaron a reanudar actividades las asociaciones, y se retomó la federación nacional.
Pero en Albacete no se recuperó la Asociación de la Prensa hasta 1968, presidida por Demetrio Gutiérrez Alarcón. Y fue boicoteada por el único diario que había entonces, La Voz de Albacete, que temía que editara -como otras asociaciones hacían- una Hoja del Lunes.
Y desde entonces... nos acercamos demasiado al momento actual, y habíamos quedado en que esto era sólo un apunte de historia.

     

Artículos reproducidos de ejemplares conservados en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España (El Liberal) y en el Centro de Estudios de Castilla-La Mancha (Vida Manchega).