Recortes de hemeroteca .2


A veces, buscando temas en archivos y bibliotecas, aparecen otras cosicas curiosas, interesantes, pintorescas o raras, que es una pena que se pierdan en la oscuridad de los papeles guardados. De modo que, de vez en cuando, iré colocando aquí algunas que vaya encontrando. 
                               

A tomatazos con el cantante Raphael


 Era la noche del 30 de agosto de 1977. El cantante Raphael salió al escenario en Albacete, en el Parque,  dispuesto a dar su recital en los llamados Festivales de España. Nada más empezar la primera  canción, se oyeron los gritos  -"¡burgués!", y "¡fuera!", entre otras cosas-, y comenzó el lanzamiento de  tomates, huevos, piedras y otros objetos. La cosa fue a más, y ya en la cuarta canción los  músicos y el propio cantante se retiraron a los camerinos. La actuación se interrumpió.
Las luces se encendieron, los ánimos se calmaron, y los jóvenes que protagonizaron aquel incidente se disolvieron. Media hora después, entre aplausos, el cantante retomó el recital.
 

ABC,  1 de septiembre de 1977.


Eran los primeros Festivales tras las elecciones de 1977. Las actuaciones se hacían en la explanada central del Parque de Abelardo Sánchez (entonces de los Mártires), con el espacio dividido en dos partes: la central, delimitada con vallas, de pago y con asientos; la exterior, más alejada y con peores vistas, gratuita.
Eran los primeros años de la transición, y el ambiente estaba muy animado. Por ejemplo, los dirigentes provinciales del PSOE habían rechazado las invitaciones que el Ayuntamiento les envió para asistir a los Festivales, porque -declaró el parlamentario Antonio Peinado a La Verdad-  aceptar esos privilegios no era ni ético ni coherente con su ideología. ¡Qué tiempos!
 


La Vanguardia, 1 de septiembre de 1977.


El "suceso de Albacete" alteró notablemente los nervios del artista; hubo revuelo y repercusión en medios nacionales. Entre otras declaraciones a raíz de lo sucedido, podemos destacar la frase del cantante al público albaceteño que recogía el diario El País: "«Aquí confunden la democracia con la orgía». ¿?
Pasados muchos años, Raphael, ahora consuegro de José Bono, vuelve a Albacete (el 25 de marzo, en el Palacio de Congresos). No se espera tomatina. 


   __         


El motín de las subsistencias: la muerte de Aristóteles


 En 1915, la falta o el encarecimiento galopante de productos básicos de consumo, como el pan, acabó en una protesta popular que se cobró una vida en Albacete. El llamado "problema de las subsistencias" provocó manifestaciones en diversos lugares de toda España; el 4 de marzo, en Albacete, en una de ellas los disparos de la Guardia Civil acabaron con la vida de Aristóteles Martínez Almendros, un joven maestro de escuela. 


El País, 6 de marzo de 1915. [Hemeroteca de la Biblioteca Nacional]

Aquel "motín de Albacete" provocó reuniones de las "fuerzas vivas", acuerdos de bajar el precio del pan (en principio de 46 a 43 céntimos de peseta el kilo) y enconados debates en la prensa local y nacional. El hecho de que el gobernador civil hubiera sido periodista hizo que defensores y atacantes se empleasen más a fondo de lo común. 'El País' y 'ABC' se enzarzaron especialmente en ese duelo.
 

El País, 10 de marzo de 1915. [Hemeroteca de la Biblioteca Nacional].

Las versiones eran contrapuestas; por un lado, se decía que manifestantes pacíficos, en su mayoría mujeres, habían sido tiroteados sin previo aviso por los guardias. Por otro, que "las turbas amotinadas" habían asaltado varios establecimientos y habían recibido a los guardias a tiros y pedradas. Su puso en duda que la herida mortal del maestro fuera de un mauser de la Guardia Civil.
El Ayuntamiento, en sesión extraordinaria del día 5 de marzo, a la que acudieron dieciséis ediles, acordó por unanimidad pedir al ministro de la Gobernación la destitución del gobernador civil, Eduardo Mendaro. También decidió -tal como lo recoge el acta- "costear el entierro del herido Aristóteles Martínez Almendros, si como desgraciadamente se espera llegase a fallecer".
 

 De El Reflector, periódico de Albacete.

El herido falleció, y la autopsia confirmó que la herida era de bala. Poco a poco, la polémica se fue apagando, aunque el problema de las subsistencias, que ya se arrastraba de muy atrás, siguió provocando penurias y tensiones durante muchos años.
Un periodista albaceteño (villarrobletano, para más precisión), Graciano Atienza, culpaba de la muerte, en 'El Imparcial', a la Fatalidad, al Destino:




El Gobierno de Eduardo Dato respaldó al gobernador, y se limitó a trasladarlo a Zamora unos meses después, cuando la polémica se había enfriado.
   __         


El velódromo que (casi) tuvo Albacete

 

Plano 1:2000 de 1907. [Instituto Geográfico Nacional].

 Párrafo de Apuntes de la Historia de Albacete, de Sánchez Torres.

Ciclistas de Albacete a principios del siglo XX. [Archivo de Julián Collado].

La afición ciclista es antigua en Albacete. Los planos sacados a la luz por el Instituto Geográfico Nacional nos permiten localizar uno de los proyectos más ambiciosos de los velocipedistas: la construcción de un velódromo cerca del cruce del Paseo de la Cuba y el Canal de María Cristina.
Como explica el cronista Sánchez Torres -no muy devoto del ciclismo- el proyecto no llegó a ser lo que sus promotores habían planeado. En lo que se equivocó el cronista es el que la afición a las bicicletas había decaído. Hoy por hoy, goza de excelente salud, en Albacete como en muchos otros lugares.
               

La sucesión Franco-Juan Carlos, en La Voz de Albacete


La Voz de Albacete. 23-7-1969. [Archivo Municipal].


Hoy hace 45 años, el diario La Voz de Albacete (sólo un par de días después de la llegada del hombre a la Luna) informaba a toda plana del comienzo de la sucesión del régimen de Francisco Franco.
Cuatro décadas y media más tarde, un segundo relevo en la jefatura del Estado vuelve a poner de actualidad aquellos primeros pasos de una azarosa andadura política.


__
Fuente de la ilustración: La Voz de Albacete. Archivo Municipal.


   __         

 

La llegada a la Luna, en la Prensa de Albacete




Hace 45 años, la Prensa de Albacete -es decir, el diario La Voz de Albacete- tuvo un verano con bastantes noticias de primera plana. Una de las más interesantes, la llegada por primera vez del hombre al satélite de la Tierra. La misión del Apolo 11 a la Luna se siguió con mucha atención, y el periódico de Pedro García Munera, dirigido por Antonio Andújar, fue una fuente importante, en un tiempo en el que ni existía internet ni la televisión había llegado a todas las casas.
El diario, con buen criterio (algo que luego perdieron algunos sucesores suyos, de un patético localismo), destacó con todo el despliegue que le fue posible el acontecimiento, con páginas enteras repletas de información; y luego mantuvo un digno seguimiento en los días siguientes. Los lectores albaceteños no necesitaron comprar otro periódico para seguir aquella información.


__
Fuente de la ilustración: La Voz de Albacete. Archivo Municipal.
              

 

La torpeza del verdugo de Albacete


Portada de Le Monde Illustré del 18 de enero de 1879


El 4 de enero de 1879 murió ajusticiado el anarquista Juan Oliva Moncusí. Se le condenó a muerte por intento de regicidio, ya que había atentado contra el Rey el 25 de octubre del año anterior. El verdugo que lo mató era el "ejecutor de la justicia" que tenía plaza en la Audiencia de Albacete.
El atentado -Oliva disparó contra Alfonso XII cuando marchaba a caballo por la calle Mayor de Madrid- provocó un enorme revuelo, y fue seguido de un juicio rápido, acompañado de campañas de petición de indulto y polémicas que incluso llevaron algún periodista a la cárcel. Joan Oliva, obrero tarraconense, se declaró internacionalista y admitió que su intención era matar al rey.
La mayor crónica sobre la ejecución, incluyendo grabados en portada y en el interior, se publicó en una revista francesa, 'Le Monde Illustré', que en su número del 18 de enero también circuló profusamente por España.
El relato del periodista asegura que el verdugo demostró una "gran torpeza", y que la ejecución, con el sistema del garrote, duró casi ocho minutos. El ejecutor estuvo acompañado por su colega de Valladolid.
En la Audiencia de Albacete, según Rafael Mateos y Sotos, actuaron ocho ejecutores, entre el 6 de marzo de 1835 y el 7 de noviembre de 1894, cuando se dejó de cubrir esa plaza.
Según el mismo autor, el ejecutor de Oliva habría sido el sexto de los que actuaron en esta audiencia, quien meses más tarde fue declarado incapacitado, por locura. 

La crónica de la revista francesa afirma que el verdugo de Albacete llevaba 16 meses en sus funciones, lo que no cuadra con la cronología de Mateos y Sotos, que afirma que el sexto de los ejecutores realizó sus funciones del 4 de abril de 1865 al 17 de junio de 1880. Llevaría, por tanto, más de trece años en ese puesto en enero de 1879.

__
Fuente de la ilustración: Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de Francia.
             

Carandell y las pinturas rupestres de la Cueva del Niño

En 1970 se descubrieron las pinturas rupestres de la Cueva del Niño, en un rincón remoto y abrupto del valle del río Mundo, en Ayna.  La colección de Triunfo en formato digital nos permite leer la crónica del descubrimiento que escribió Luis Carandell en aquella revista. Hasta podemos conocer los nombres de los chavales de Peñas de San Pedro que dieron a conocer las figuras:




_____
Fuente: Triunfo Digital. (El Proyecto Triunfo Digital es fruto de la colaboración entre la Universidad de Salamanca, José Ángel Ezcurra y Ediciones Pléyades).

          

Una exclusiva del Diario de Albacete: la muerte de Lorca


Un periódico local, Diario de Albacete, fue el primero de España que habló, aunque como rumor, de la muerte de Federico García Lorca. Habían pasado doce días del asesinato, pero nadie en todo el mundo había publicado nada aún. Algunos diarios nacionales recogieron esta información del medio albaceteño, pero mantuvieron la cautela. Pasaron varios días hasta que la noticia se dio por cierta.


Diario de Albacete, 30-8-1936

El motivo de este retraso (Lorca murió en la noche del 18 al 19 de agosto) y de la confusión se explica en las circunstancias de aquella muerte. Los asesinatos se sucedían a millares, por toda España, en aquellos meses. A las muertes en combate o en condenas de tribunales variopintos se sucedían las que escapaban a todo control legal.
Pero García Lorca era muy conocido; sus poesías y sus obras de teatro habían llevado su fama incluso más allá de las fronteras españolas. Su asesinato no permaneció oculto demasiado tiempo.


La Voz, 1-9-1936

La pequeña nota del Diario de Albacete fue seguida, el 1 de septiembre, por otras publicaciones en la Prensa nacional. La Libertad reproducía prácticamente el mismo texto, aunque sin citar fuente, datándolo en Guadix. La Voz sí citaba al Diario de Albacete, y le añadía comentarios en los que mostraba su confianza en que todo quedase en un rumor.
La confirmación llegaba por vía de un parte oficial de guerra, el día 9, y la publicaba, entre otros, La Voz, pero todavía con escasa relevancia:

 La Voz, 9-9-1936

El día 10, hablando también de "rumores" llegaba la primera reación, del grupo teatral La Barraca:

 La Libertad, 10-9-1936


El 15 de septiembre se publicaban la pregunta de H. G. Wells y la respuesta del gobernador de Granada, también por telegrama:


  El Mono Azul, 15-9-1936

Luego iría poniéndose en marcha toda la cadena de condenas y reacciones, hasta convertir a Lorca en uno de los más destacados mártires laicos de aquella guerra. Sobre las circunstancias detalladas de su muerte y sobre el lugar donde se encuentran sus restos aún hay puntos oscuros.


Fuente de las ilustraciones:Archivo del Ayuntamiento de Albacete y Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España.
              


Redobles hellineros en la Prensa de 1930

Publicado en el diario El Imparcial, el 17 de abril de 1930


Este recorte es del diario El Imparcial, de la Semana Santa de 1930, hace 84 años. El redactor del artículo es el periodista hellinero Manuel Oñate Soler, que conocía bien las tradiciones de su tierra y las divulgaba para todo el país. Junto a su hermano Baldomero, participó en proyectos periodísticos hellineros y del resto de la provincia; fundó y dirigió La Semana y El Día.

  
Fuente de la ilustración: Hemeroteca de la Biblioteca Nacional.
              

El avión que nunca llegó a Albacete




Se mantiene el misterio sobre lo que sucedió al avión Boeing 777-200ER que desapareció el pasado 8 de marzo en el vuelo MH370 de Malaysia Airlines. A pesar de la intensidad de la búsqueda, de los medios técnicos utilizados y de la cooperación internacional, casi un mes después no se sabe qué pasó.
Posiblemente será uno más de esos aviones desaparecidos que se da por hecho que se perdieron en el mar, aunque no haya pruebas de que así haya sido. Es lo que también sucedió, el 21 de abril de 1963, a un aparato DC-3 del Ejército del Aire que volaba entre la base de Gando (Gran Canaria) y la de Los Llanos, en Albacete. Siete personas perecieron en aquel accidente.
Entonces la Base Aérea de Los Lanos era sede del Ala 37 de Transporte, en la que se utilizaban aviones DC-3 (T-3, en su denominación oficial española) que se habían comprado a Estados Unidos. Uno de aquellos aviones, el 44, fue el protagonista de la tragedia.
El avión salió de Gando rumbo a Albacete, y lo ocupaban cinco tripulantes y dos pasajeros. Los tripulantes eran el teniente coronel Eugenio Martínez de San Vicente Martínez (primer piloto y jefe accidental del Ala 37), el comandante Salvador Carrasco García (segundo piloto), el brigada mecánico Romualdo Biescas Piedrafita, el sargento radiofonista Baltasar Molina Garrido y el soldado Herminio Sánchez Egido. Los pasajeros, el teniente coronel Alfonso Ferrer de Armas (de la base de Gando) y el capitán médico Diego Ortuño Medina.
El aparato salió a las 2.27 horas de la madrugada, con un plan de vuelo que pasaba de Gando a Sevilla, Córdoba y Albacete. Hacía buen tiempo y se esperaba un viaje de siete horas y media. Cuarenta minutos más tarde, el avión 44 comunicó por radio que salía del área de control. Fue su última comunicación. No se supo nada más de él, ni se ha sabido hasta hoy.
El dispositivo de alerta y búsqueda empezó temprano, a las 8.35 de la mañana. Las labores de rastreo duraron 57 horas, con participación de aviones y barcos españoles, británicos y franceses. El día 27 se hizo pública la decisión de dar por terminada la búsqueda, sobre la hipótesis de que al avión había caido al mar y se había hundido, y también dando por cierta la muerte de todos sus ocupantes.
No hubo excesivo revuelo, y el asunto se cerró en el discreto ámbito militar, salvo por los solemnes funerales que se realizaron.

   

Fuente de las Ilustraciones: Hemeroteca del diario La Vanguardia. Los datos principales han sido contrastados con el trabajo de José Luis González Serrano en la revista aeronáutica Aeroplano nº 31, sobre la historia del avión Douglas C-47 en el Ejército del Aire.
               


Medio siglo de la Casa de Cultura de Albacete


Publicado en el Boletín 77 de la D.G. de Archivos y Bibliotecas

La Casa de Cultura supuso un avance muy significativo en el Albacete de los años sesenta, cuando el más progre que había en el Gobierno era Manuel Fraga Iribarne. Se inauguró en 1964 gracias a la colaboración de la Diputación Provincial y el Ministerio de Educación y Ciencia.
La idea era agrupar la gestión de las bibliotecas públicas (del Estado y de la Diputación), el Archivo Histórico Provincial, el Centro Coordinador de Bibliotecas y otras entidades culturales. Tras la inauguración, siguieron varios años de trámites para dotarla de existencia legal, estatutos, patronato y financiación, todo lo cual vino a cuajar a finales de 1968.

Propuesta de patronato de la Casa de la Cultura, octubre de 1968.


La Casa de la Cultura de Albacete, además de su labor bibliotecaria, llegó a ser un espacio abierto a propuestas culturales muy avanzadas para aquellos momentos. Eran años aún de régimen franquista cuando se podían ver en su pequeño escenario -y con la sala abarrotada- teatro de Bertolt Brecht, películas como 'El año pasado en Marienbad' de Alain Resnais, o el flamenco de La Cuadra de Sevilla.

   

Fuente de las Ilustraciones: Hemeroteca de la Biblioteca Nacional y Archivo de la Diputación de Albacete.
               

75 años de la entrada 'los nacionales' en Albacete


Información del diario ABC del 30 de marzo de 1939

Hace 75 años, el 29 de marzo de 1939, tropas de la "Brigada Mixta Legionaria Flechas Azules" entraban en Albacete, recuperando la ciudad para el bando de Franco. No hubo lucha, ni resistencia alguna porque, de hecho, la guerra ya había terminado. Las autoridades nacionales se habían ido, en Albacete como en el resto de España. El 6 de marzo, el presidente de la República, Juan Negrín, había dejado el país; el 27 de febrero había dimitido el presidente del Gobierno, Manuel Azaña.
El último gobernador civil republicano de Albacete, Ernesto Vega de la Iglesia, consiguió sacar del país a su mujer y a sus hijos, pero él, tras huir a Alicante, fue capturado y meses después condenado a muerte.
A finales de febrero ya se había hecho evidente que la suerte estaba echada. A pesar de algunas acciones contra los "derrotistas", como la expulsión de siete dirigentes por la agrupación local socialista, en esas mismas fechas el propio gobernador pedía instrucciones al ministro de la Gobernación para la salida del país, "por razones que V.E. comprenderá", usando los aviones disponibles de las Líneas Aéreas Postales Españolas.

Diario de Albacete del 9 de marzo de 1939

Madrid fue tomado por los nacionales, también prácticamente sin resistencia, el día 28 de marzo. Y el 29 comenzó una ofensiva para "ocupar las zonas recuperadas". En lo que a Albacete toca, la misión se encargó al Cuerpo de Tropas Voluntarias, que se había organizado en cuatro divisiones mixtas, italo-españolas: Littorio, Flechas Azules, Flechas Verdes y Flechas Negras. La ocupación de Albacete correspondió a la División Flechas Azules, al mando del general Francesco La Ferla. El mando supremo de los voluntarios italianos lo dirigía el general Gastone Gambara.
Según uno de los voluntarios que se encuadró en estas tropas, Fernando Pérez de Sevilla y Ayala, la entrada en Albacete fue bastante casera: "Desde Huerta de Valdecarábanos el Batallón se trasladó en tren hasta Albacete, pero antes el Comandante Tanucci destacó un oficial español que estaba de cocina, con un camión, las perolas y los rancheros, para que al mismo tiempo actuase de aposentador en aquella capital".
El mismo autor cuenta que últimos tiros en la zona de Toledo se habían disparado el día 21, y que antes de salir para Albacete ya se dijo a las tropas que la guerra había terminado. Del 27 de marzo es el último parte oficial de guerra republicano; en él se afirmaba, en lo que se refiere a la zona centro: "sin noticias de interés".

Mapas del final de la guerra. Revista Ejército. Estudio del coronel José Manuel Martínez Bande.

La ocupación era tan rápida que, en ocasiones, algunas de las poblaciones se tomaban por destacamentos motorizados muy reducidos, que abrían el camino al grueso de las unidades que llegaban detrás. Parte de las tropas que tomaron Albacete se desplazaron inmediatamente a Alicante, ante la petición de auxilio urgente del gobernador de facto, José Mallol, que reclamaba presencia militar ya que la ciudad acogía a miles de refugiados republicanos, aún armados, en la zona del puerto. Alicante fue tomada al día siguiente, con un crudo dramatismo en los momentos finales, cuando quedaron atrapadas, ya sin posibilidad de embarcar, millares de personas que huían de las tropas de Franco.
Los italianos no estuvieron mucho tiempo en Albacete. En mayo se les hizo un homenaje, y el 9 de junio La Ferla traspasaba el mando a un militar español, el coronel Guzmán Nebot; tres días después, los italianos salían de Albacete en un tren especial hacia Cádiz, donde embarcaron de vuelta a su país.

Carta de despedida del comandante del 2º Regimiento de Frecce Azzurre

Las nuevas autoridades fueron haciéndose cargo de sus puestos; el primer gobernador civil fue, paradójicamente, un militar: Antonio Parellada, quien, por cierto, no hizo buenas migas con los falangistas locales, lo que le costó el cargo. En la gestora del Ayuntamiento, Paulino Cuervas Mons y Manuel Lodares Alfaro, de apellidos que no dejaban lugar a dudas sobre su procedencia ideológica, al igual que los del presidente de la Diputación, Antonio Ciller Ochando.
Que a Albacete la ocuparan unidades con mandos italianos (aunque en la tropa eran mayoría los españoles) viene a cerrar el círculo de la presencia de soldados de ese país en esta ciudad. Anteriormente, los italianos tuvieron presencia destacada  en las Brigadas Internacionales, de modo que las calles de Albacete vieron desfilar, con el intervalo de muy pocos años, a italianos antifascistas y fascistas.


Fuente de las ilustraciones: Hemerotecas de los diarios La Vanguardia y ABC y del Ministerio de Defensa; Archivo Municipal de Albacete.

         

Un siglo del ómnibus Casas Ibáñez-Albacete

Vida Manchega, agosto de 1914
La Voz del Distrito (Casas Ibáñez), abril de 1931.


Un par de recortes sobre las comunicaciones en la provincia; el primero nos evoca la puesta en marcha de una línea de autobuses (ómnibus de alquiler) entre Casas Ibáñez y Albacete (por una empresa de Madrigueras). El segundo es un anuncio de unos años después, también de Casas Ibáñez, con un peculiar sentido del humor en las tarifas.
Estos servicios contribuyeron muy notablemente a romper el aislamiento de zonas rurales de la provincia, e impulsaron la mejora de las carreteras locales.

__
Fuente:  Periódicos de la hemeroteca del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.


         

Fábrica de papel 'La Manchega', de Fuensanta, en 1907





Este pequeño reportaje, publicado en octubre de 1907, explica el funcionamiento de la fábrica de papel La Manchega, situada a un par de kilómetros de Fuensanta. Era una fábrica hermana de la de los Gosálvez, en Villalgordo del Júcar (aunque geográficamente, la de Villalgordo es del término municipal conquense de Casas de Benítez).
Cinco años antes, estas fábricas habían sido vendidas a La Papelera Española por Enrique Gosálvez Fuentes, anterior propietario, quien se incorporó como accionista a la firma compradora. Y dos años después, en 1909, llegó el cierre de La Manchega. Mucho más tarde, ya en 1966, lo que quedaba del lugar se vendió a Hidroeléctrica Española, para instalar una pequeña  central.

__
Fuente:  Boletín de la Industria y Comercio del Papel. Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España.

_____

Mapa ferroviario de 1914


Es el área de Albacete del mapa que publicó el Anuario de los Ferrocarriles Españoles en 1914. En él, además de la red básica, ya se incluía -la delgada raya azul- el trazado de la línea de Baeza a Utiel, que cruzaba la provincia de Albacete de noreste a suroeste.
Esa línea, del Plan de Ferrocarriles Estratégicos, fue uno de los grandes proyectos que más polémicas y menos realidades han aportado a la provincia. Llegó a tener algunos tramos construidos, y luego fue abandonado y desmantelado. Parte de su recorrido se ha reconvertido en vía verde.

Un antecedente de 1897. Proyecto de dos líneas: por el norte, de Utiel a Albacete; hacia el sur, de Chinchilla a Baeza:


Y otro plan, también "urgente" y nunca realizado, una directísima de Teruel a Baeza. Este era de 1927:


___
Los mapas han sido extraídos del Anuario de los Ferrocarriles Españoles de Enrique de la Torre, que se conserva en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional.

__________


Entradas anteriores: Recortes de hemeroteca .1